Al Día

Los Ultimos Boletines

Jueves, 08 de Noviembre de 2018
Volver

El alcance de la protección a los datos y el contenido compartido en los grupos de WhatsApp está determinado por el grado de privacidad de los datos.

El uso de las redes sociales en el mundo de las relaciones laborales cada vez adquiere más fuerza y mayor relevancia. Ante la importancia del tema, y la ausencia de regulación del tema, la Corte Constitucional ha entrado a definir los alcances que puede tener el uso de las redes sociales en el marco de los contratos y relaciones de trabajo.
 
En la sentencia T-574 de 2017, la Corte entra a estudiar el caso de un trabajador que fue sancionado disciplinariamente con la suspensión de su contrato por cinco (5) días, por haber enviado unas notas de voz a un grupo de WhatsApp, incitando a que los otros trabajadores no cumplieran con las funciones de sus cargos.
 
Es importante tener en cuenta que este grupo estaba integrado por unos trabajadores administrativos de la empresa que impuso la sanción, y por unos trabajadores operativos. También se advierte, que el grupo de WhatsApp se creó por parte del jefe/supervisor, el cual tenía como objeto principal ser un canal de comunicación ágil y eficaz para informar al equipo de trabajo sobre asuntos relevantes que puedan suceder durante la semana y que se relacionen con la labor desarrollada por las personas de distribución.
 
Teniendo esto claro, se pasa al estudio del caso en concreto en lo relacionado con la protección de datos, para lo cual señala la Corte Constitucional que existen distintos grados de privacidad de los datos, y que de estos grados dependerá también el nivel de protección de la información, vemos:
 
  • Espacio público: Es de acceso para todas las personas y la divulgación de la información es libre. No requiere autorizaciones ni consentimiento expreso.
  • Semiprivado: El acceso está más limitado pero la información puede adquirirse sin necesidad de un requerimiento judicial y son datos que no están ligados al fuero íntimo de la persona. Podrán ser divulgados con el consentimiento del titular.
  • Privado: datos que solo pueden ser divulgados por medio de una decisión judicial. Es información que se relaciona con la intimidad de la persona y de su núcleo más cercano. Ej. La información financiera.
  • Reservados: Información que al ser difundida afectaría gravemente a la persona titular de la misma. Ej.: información genética de la persona, tipo de sangre.

Para la Corte Constitucional, el lugar de trabajo es un lugar semiprivado, pero a fin de determinar el grado de protección de la información compartida, por ejemplo en un grupo de WhatsApp, será necesario identificar las personas que integran dicho grupo. Así, un grupo creado con familiares puede ser privado, pero uno creado con personal de la empresa puede ser semiprivado y se puede entonces acceder a dicha información sin requerimiento judicial.
 
En el caso sometido a estudio en la citada sentencia, el grupo estaba integrado únicamente por personal de la empresa, incluidos unos trabajadores administrativos que, en virtud del artículo 32 del Código Sustantivo del Trabajo, eran representantes del empleador. Siendo así, la Corte concluye que no existe vulneración a la intimidad del trabajador por cuanto la información divulgada no goza de privacidad ni reserva y además fue compartida por él de manera voluntaria a los representantes del empleador, por lo tanto él conocía que la información sería de conocimiento del empleador.
 
Finalmente, es importante diferenciar el acceso a la información de un grupo de WhatsApp y la posibilidad de su divulgación según el tipo de información que se trate. Es claro que la información reservada no puede ser divulgada de ninguna manera así la naturaleza del grupo por el cual se comparte sea semiprivado.  Es importante valorar la naturaleza de la información y el vehículo a través del cual se conoce. De igual forma, en caso de hallarse información laboral importante en un grupo de WhatsApp, la utilización como medio de prueba dependerá de si se trata de un espacio o grupo privado, o de un grupo semipúblico. Bajo el supuesto de ser un grupo privado, no podrá usarse la conversación como medio de prueba, pero podría probarse por medio de un testimonio; por su parte, si es un grupo creado para fines laborales, que sea semiprivado, se entiende que el trabajador tácitamente ha aceptado que la información allí compartida pueda ser conocida por el empleador.