Al Día

Los Ultimos Boletines

Lunes, 25 de Febrero de 2019
Volver

Pruebas de alcoholemia en el marco de un proceso disciplinario

En la Resolución 414 de 2002 se  fijaron los parámetros científicos y técnicos para la práctica de pruebas de alcoholemia. En esta resolución, se establece en el parágrafo del artículo 1º que:

“Cualquiera que sea la metodología empleada para determinar la alcoholemia, debe demostrarse la aplicación de un sistema de aseguramiento de la calidad que incluya aspectos relacionados con la calibración del equipo, la idoneidad del personal que lo opera, el método utilizado y los demás componentes de este sistema”.

Con base en esta norma, se debe entender que, para poder practicar una prueba de alcohol en aliento, la persona debe acreditar su idoneidad para realizar estas pruebas, con el uso de equipos adecuados, aun cuando no sea un profesional en medicina. Por esta razón, las personas que operan estos aparatos deberán demostrar las condiciones que los acreditan como personas idóneas para operarlos.
No es necesario entonces, que la persona que realice esta prueba, sea un profesional de la salud, o sea un funcionario de Medicina Legal y así lo ha señalado la Corte Suprema de Justicia:

“(…) En lo que concierne al ámbito de las relaciones laborales, como lo dedujo el Tribunal, no existe alguna norma que determine que las pruebas de alcoholemia sean de la potestad exclusiva del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

Aunado a ello, si, como se señaló con anterioridad, en determinados sectores de la producción y en ciertas empresas, el hecho de presentarse al trabajo en estado de embriaguez puede tener mayores niveles de gravedad, por el alto riesgo que entraña para la seguridad de las personas y de los bienes de la empresa, resulta apenas legítimo que el empleador pueda mantener dispositivos que le permitan auscultar dicha situación, dentro de una política válida de prevención y control de la accidentalidad”.

 
No obstante lo anterior, siempre que se vaya a realizar una prueba de alcoholemia a través de aire espirado, es necesario que se atienda los requisitos y procedimientos señalados en la Resolución 1844 de 2015.

De manera específica, resulta importante atender los requisitos de aseguramiento de la calidad de la medición, que entre otras cosas, indica lo siguiente:
 
  • Requisitos de la muestra
  • Requisitos del dispositivo utilizado
  • Requisitos del operados
  • Requisitos de documentación de la medición
En cuanto a los operadores del dispositivo, es necesario que demuestre su competencia con la certificación de su capacitación. Dicha capacitación debe cumplir con los estándares contenidos en el anexo 2 de la Resolución 1844 de 2015.

Finalmente, recomendamos acatar  las indicaciones señaladas en la citada Resolución, y montar una política al interior de la empresa para tal efecto, ya que en el marco de procesos disciplinarios o terminación con justa causa por esta razón, la falta de la prueba con los requisitos mínimos de aseguramiento, puede resultar en un reintegro por violación al debido proceso.