Al Día

Los Ultimos Boletines

Miércoles, 07 de Noviembre de 2018
Volver

Les contamos cuáles son las garantías con las que cuenta un aprendiz en estado de embarazo según la Corte Constitucional.

En primer lugar, es importante recordar que a partir de la reforma introducida por la Ley 789 de 2002, el contrato de aprendizaje fue definido como una vinculación especial dentro del derecho laboral, el cual expresamente se ha dispuesto que no tiene naturaleza de contrato de trabajo.
 
No obstante lo anterior, la Corte Constitucional en sentencia T – 395 de 2018 recuerda que si bien el contrato de aprendizaje no tiene la naturaleza de un contrato de trabajo, sí se equipara como modalidad especial dentro del derecho laboral, en lo concerniente a la protección por fuero de maternidad. Es así como en virtud de los principios de solidaridad, estabilidad laboral reforzada y protección de la mujer en estado de embarazo, se extiende la protección o fuera de maternidad al aprendiz que se encuentre en estado de embarazo.
 
Para la Corte Constitucional, la ampliación de esta protección resulta armónica con el cumplimiento de la finalidad del Estado Social de Derecho, y además permite que tanto el Estado como los particulares cumplan con el deber de proteger los derechos fundamentales. Adicionalmente, el contrato de aprendizaje no puede ser la herramienta para desconocer garantías constitucionales de las mujeres en estado de gestación.
 
En línea con lo anterior, la empresa patrocinadora debe brindar al aprendiz embarazada, las siguientes garantías:
 
  1. estabilidad reforzada durante el contrato de aprendizaje y el periodo de protección por fuero de maternidad;
  2. el pago de las cotizaciones correspondientes a salud sin importar en qué etapa del contrato de aprendizaje se encuentre; y
  3. el pago del correspondiente apoyo de sostenimiento.
 
Ahora, debemos recordar que, de acuerdo a lo señalado en el artículo 5 del Acuerdo 015 de 2003, la licencia de maternidad suspende el contrato de aprendizaje; pero además, el SENA en la Circular 015 de 2014 indicó que las partes pueden suspender el contrato de mutuo acuerdo, por ejemplo por ocasión del embarazo. Si se suspende el contrato de aprendizaje, la empresa patrocinadora quedaría relevada de pagar el apoyo de sostenimiento, pero tendría que seguir realizando los aportes a seguridad social en salud.
 
Finalmente, recomendamos que para los casos en los que se pretenda suspender el contrato en razón del embarazo, esto sea informado al SENA, para de esta manera tener el visto bueno de la entidad y asegurar que este aprendiz seguirá siendo tenido en cuenta como parte de la cuota.